Brasil Despega

Una ventaja de la sana competencia es la capacidad de analizar objetivamente las estrategias exitosas de otros países, con el fin de reproducirlas y/o adaptarlas. En esta ocasión, Iván nos ofrece unas interesantes reflexiones desde México sobre el éxito brasileño recientemente reseñando por The Economist.

Brasil Despega

Por Iván Alarcón

Brasil antes conocido principalmente por su futbol, carnaval y riquezas naturales; a partir de la última década empieza a ser citado como la próxima quinta economía mundial, al nivel de India o China. Sin embargo, a diferencia del primero no tiene insurgentes o conflictos religiosos y con respecto al segundo, Brasil sí es una democracia1.

Si se quisiera enunciar la receta seguida por Brasil -principalmente para los países latinoamericanos- se completaría por algunos de los aspectos que México no ha sabido o podido hacer en los últimos diez años; como son el establecimiento de instituciones políticas fuertes, promoción de una política industrial  y la apertura en los sectores básicos; como el energético, donde los particulares nacionales o extranjeros cuentan con el 39% de las acciones de Petrobras2.

En lo que sí se asimilan las economías de México y Brasil son en haber hecho cambios como la apertura al comercio internacional y a la inversión extranjera, privatización de industrias del estado, creación de la autonomía del Banco Central y la limitación de la inflación. Con estas reformas y cambios institucionales, Brasil logró generar casi un millón de empleos en 20093, y de acuerdo al Fondo Monetario Internacional será una de las economías que impulsará el crecimiento de la región en el 20103. Se espera que su crecimiento en este año sea alrededor del 5 al 6%, mientras en México se estima que este indicador sea del 3%2.

Los retos para Brasil, igualmente que para México y otras economías de la región, son importantes, dentro de ellos: mejorar la educación e infraestructura, como sí lo han logrado China o Corea1, y asimismo disminuir el burocratismo, populismo y reglamentaciones excesivas del gobierno. Con estos factores positivos y negativos del país, Brasil ha logrado duplicar la inversión extranjera directa de México en los últimos 5 años2, así como generar una percepción entre los inversionistas de que tiene una mayor apertura.

Comparando las políticas económicas de ambos países, me parece que es irresponsable que en México después de 3 años de gobierno, apenas a inicios del presente año nuestro Secretario de Economía mencione que se empezarán a realizar estudios estatales, con  duración de un año, para después implementar una política industrial en lo que queda de la administración, es decir el 2011 ya que para el 2012 la mente de los funcionarios estará en las elecciones siendo que este instrumento de planeación debió de ser desarrollado desde el inicio del gobierno -a la par del Plan Nacional del Desarrollo- al ser una demanda recurrente del sector empresarial del país.

Si bien, tanto para México como para Brasil la distancia que los separa con otras naciones desarrolladas es grande, para este último la brecha empieza a acortarse con cambios estratégicos que aún no hemos logrado realizar. Mientras algunos países mantienen  una visión de conjunto, donde ven a la competencia tras fronteras, en México los políticos se han enfrascado en peleas estériles dejando pasar el potencial que tiene nuestra nación para ser de primer mundo y ofrecer suficientes oportunidades de desarrollo para todos.

Fuentes:

  1. The Economist. “Brazil takes off”. November 14, 2009. Pp 15.
  2. Pazos, Luis. “Brasil pa’ delante, México para a’tras ¿Por qué?. El Financiero. Febrero 3,2010.  pp.16
  3. El Financiero. “Logra Brasil crear casi un  millón de empleos pese a crisis”. Febrero 8, 2010.
Anuncios

Una respuesta

  1. Excelente nota! También coincido, existen muchas diferencias entre las acciones que han tomado Brasil y México en materia económica. Una que llama la atención y que resulta conveniente mencionar es la “emancipaciòn industrial”.

    La economía brasileña se sustenta por empresas nacionales que exportan ademas de productos, tecnologías y conocimiento. Esto es resultado de una política industrial que le apostò a la ciencia y la tecnología como principal fuente de competitividad por encima de la inversión extranjera directa.

    Quizás México podría hacer lo mismo si replantea su participación en la globalizaciòn basado en empresas transnacionales e inaugure nuevos espacios para el desarrollo de la industria nacional con tecnología propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: